En este momento estás viendo Proclama 8M 2022

Proclama 8M 2022

  • Autor de la entrada:

No son solo dos cuerpos, son vidas que importan.

Este 8 de marzo desde «¿Dónde están nuestras gurisas?» nos movilizamos porque aparecieron los cuerpos de dos mujeres asesinadas en Santiago Vázquez. Mujeres que tuvieron un nombre, una historia, una familia, una vida que merecía vivirse. Mujeres a las que un hombre les arrebató cualquier posibilidad de futuro. Un hombre que se creyó dueño de sus cuerpos, al igual que otros hombres que golpean, maltratan, prostituyen y desaparecen mujeres.

Hombres que se creen y sienten impunes frente a un sistema que naturaliza, legítima y excusa su violento accionar .

Marchamos porque ya son siete los feminicidios ocurridos este año y cada vez son más las desaparecidas. Porque cada vez que aparece un cuerpo sin vida las familias que tienen una desaparecida, tiemblan ante la posibilidad de que sea su hermana, su madre, su hija. Cada desaparición es una herida abierta que no cicatriza. Porque su lucha/nuestra lucha es por encontrarlas vivas.

Marchamos también para denunciar la omisión del Estado en las búsquedas de las desaparecidas, la inexistencia de protocolos específicos, la falta de servicios y recursos orientados a las víctimas de trata y explotación sexual, así como el incumplimiento de la Ley de prevención y combate a la Trata de Personas.

Para denunciar que hay una justicia selectiva e inoperante, inaccesible para la mayoría de la población más vulnerable, que llega tarde o no llega, que archiva causas sin investigarlas. Que desoye las denuncias y reclamos de familiares de desaparecidas y organizaciones sociales. ¡Nos las encuentran porque no las buscan!

Y también porque defendemos que todas las vidas importan. No queremos una indignación selectiva, indiferente a las violencias que sufren aquellas mujeres que son consumidoras de drogas, que están en situación de prostitución o que sobreviven en contextos de extrema pobreza.

Cada mujer que desaparece, cada cuerpo que aparece sin vida debería ser un escándalo y una vergüenza para la sociedad en su conjunto. Así como un llamado a transformar la realidad.

¿Dónde están nuestras gurisas?