En este momento estás viendo Las vidas trans importan

Las vidas trans importan

  • Autor de la entrada:

El miércoles 13 de abril, alrededor de las 21 horas, en las inmediaciones de la Plaza Liber Seregni (barrio Cordón, Montevideo), un grupo de personas nos encontramos con una chica trans que había sido violentamente golpeada, teniendo su rostro desfigurado.

Al acercarnos a ella para brindarle asistencia, la muchacha cuenta que la golpearon entre cuatro hombres, sobre todo en el rostro. Supuestamente, los motivos del ataque se vinculan a la problemática de las drogas presente en la zona. Esto no es para nada menor ya que hace visible, una vez más, cómo afecta el narcotráfico a nuestros barrios y a quiénes estamos más vulnerables frente a las violencias que se generan por este mal social: mujeres, jóvenes y personas trans.

Este hecho de extrema violencia recae sobre el cuerpo de una mujer trans. Una vez más. Si bien sabemos que este tipo de situaciones ocurren cotidianamente y, en la mayoría de los casos, no nos enteramos, ayer nos estalló en la cara. La solidaridad de vecinos y la acción de algunas mujeres que estábamos por allí permitió una atención rápida y acompañamiento al centro médico, accionando también colectivos sociales defensores de los derechos de mujeres y de las disidencias sexuales que permitirán crear redes de sostén posteriores.

Creemos que este hecho no puede quedar en el silencio ni en la invisibilización porque es parte de la violencia estructural que sufrimos las mujeres y personas trans, que en los cuerpos de las compañeras trans recae con gran dureza y deshumanización. Reconocemos que una gran parte de la población trans de nuestro país carece de condiciones materiales y sociales para el ejercicio de una vida en condiciones dignas, igualitarias y libres de violencias, por lo que deben encontrar medios de sobrevivencia que las exponen y vulneran.

Ayer pudimos contener y acompañar pero en la mayoría de los casos esto no es posible porque la realidad es que en general estas compañeras se encuentran solas, sin familia ni referentes. Sabemos también que no son pocos los casos de quienes desaparecen o son víctimas de trata pero de los cuales raramente nos enteramos porque no hay nadie que las busque, las dejaron/dejamos solas mucho antes.

Desde ¿Dónde están nuestras gurisas? queremos reafirmar que las vidas trans importan. Visibilizamos y denunciamos este hecho como parte de un entramado de violencias cotidianas que sufrimos las mujeres y que recaen sobre aquellas que están más vulnerables: jóvenes, trans, pobres y racializadas.

Nuestra lucha es diaria, en las redes, en las calles, en la justicia. Seguiremos luchando hasta que las violencias paren. Seguiremos hasta que nuestras vidas sean respetadas. Seguiremos hasta que aparezcan todas y ni una más sea violentada.